DEBEMOS DE SABER QUE EL PROCEDIMIENTO COACTIVO NO ES UN JUICIO.

DEBEMOS DE SABER QUE EL PROCEDIMIENTO COACTIVO NO ES UN JUICIO.

Por Cristina Caicedo Castillo

DEBEMOS DE SABER QUE EL PROCEDIMIENTO COACTIVO NO ES UN JUICIO.

¿POR QUÉ EL PROCEDIMIENTO COACTIVO NO ES UN JUICIO?

Dentro de un proceso judicial existen varios elementos como terceridad y exclusividad. Hablamos de terceridad cuando el juzgador es imparcial o neutral, no se puede ser juez y parte, como en el caso de los Jueces de Coactiva, que ostentan tal dignidad y también representan a la Institución. Nos referimos a exclusividad cuando la jurisdicción corresponde única y exclusivamente a los jueces, bien como potestad o como función, calidad que difiere según el Art. 3 de la Ley Orgánica de la Función Judicial, que denomina a los Jueces de Coactiva como Jueces Especiales. Tan es así que existen Jueces de Coactiva que no son abogados titulados menos doctores en derecho, requisito esencial para desempeñar las funciones de Juez, de acuerdo al Art. 2 de la referida Ley.

El proceso jurisdiccional, es un proceso interpartes, sino existe igualdad entre el ente activo y pasivo, no podríamos hablar de proceso, ya que dentro de la jurisdicción coactiva, mejor llamada acción coactiva, no existe recíprocas oportunidades de ataque y de defensa.

Varios juristas manifiestan que la jurisdicción se materializa con la sentencia, los jueces de coactiva no dictan sentencias, por lo tanto no declaran derechos en discusión, su función radica en el cobro de una obligación adeudada, ya existente y declarada que se ejecuta mediante la coacción. Y otra de las cualidades de la sentencia es el efecto de cosa juzgada, es decir la inmutabilidad, cualidad que no está presente en el procedimiento coactivo, ya que el coactivado puede excepcionarse ante los jueces competentes.

Abg. Cristina Caicedo Castillo